Se pueden alquilar caballos, hacer trekking, motocross, bicicross, y se pueden organizar  visitas a los monumentos jesuíticos que son Patrimonio de la Humanidad ubicados en Jesús María (a 35 Km), Colonia Caroya (a 33 Km),Santa Catalina (a 19 Km), Candonga, Alta Gracia, Ciudad de Córdoba (a 70 Km), y Estancia La Candelaria.

 

TOUR DEL CAMINO REAL AL ALTO PERÚ

Desde las Cabañas Serranas La Cascada de Ascochinga, Pvcia de Córdoba, se pueden hacer innumerables paseos de corta, mediana y larga distancia; a pie, a caballo, en automóvil o en vehículos de pasajeros.  Hay paseos para contemplar la naturaleza, para hacer deportes, para conocer y disfrutar las comidas típicas, para conocer y comprar artesanía típica, para pescar, para hacer foto-zafari; y fundamentalmente para conocer las reliquias históricas que nos han dejado nuestros antecesores, en especial los Jesuitas.

Una visita nos lleva ir a conocer la Estancia Santa Catalina, la más  grande de las estancias jesuíticas cuyo origen se remonta a 1622. Su casco está presidido por una imponente iglesia de estilo barroco alemán. El templo como sus claustros pertenecen a los descendientes de Francisco Javier Díaz.

En la localidad de Ascochinga, se puede apreciar el Golf Hotel, la casa del Premio Nobel Luis Leloir, la casa del Presidente Justo, y las estancias de la zona.

Yendo a Jesús María se puede  almorzar en la famosa Estancia La Paz (hotel cinco estrellas) que perteneciera a Clara Funes Díaz, la cónyuge del Presidente Roca, que la heredó de sus antepasados Díaz que la habían comprado a la Corona Española tras la expulsión de los Jesuitas, o en otros lugares criollos.

Luego puede visitarse la Estancia Jesuítica de Colonia Caroya con su Museo de Armas del Siglo XVII y su capilla; allí funcionó la primera fábrica de armas blancas del país. Descansó allí el Gral Manuel Belgrano.

A un paso de allí, ya en Jesús María, encontramos el Museo Jesuítico de San Isidro, también del Siglo XVII, sobre el camino Real al Alto Perú. Esta finca se especializó en la producción vitivinícola, y llí se produjo el primer vino de estas tierras, conocido como “Lagrimilla de Oro”, que se sirvió en la corte de los reyes de España. Actualmente es un museo con una de las mejores colecciones de objetos religiosos del país que incluye además una colección arqueológica y artística. El predio incluye la iglesia, la residencia, la bodega y restos de antiguos molinos y un tajamar.

Siguiendo por el Camino Real se llega a la Posta de Sinsacate, un museo de la época colonial con artesanías criollas y carruajes; allí está la capilla donde fue velado Facundo Quiroga que había sido asesinado muy cerca en el paraje denominado Barranca Yaco.  Por aquí pasaron los ejércitos conducidos por José de San Martín en su marcha hacia el Alto Perú, y también pernoctó allí en 1840 el Gral Juan Lavalle cuando se encontraba rumbo a Jujuy.  En una de sus salas se encuentra el carruaje que perteneció al Brigadier Gral Juan Manuel de Rosas.

De ahí se llega a Barranca Yaco, donde fuera fusilado Dorrego; continuando la marcha se llega a la Posta de Santa Cruz, paso obligado de las tropas hacia el Alto Perú, consistente en un casco de estancia de piedra y adobe rodeado de palmas caranday y vegetación virgen típica de la zona que permanece intacta. Prosiguiendo hacia el Oeste, encontramos la Posta de San Pedro Viejo ubicada a la vera del Camino Real que fue la más importante en la época colonial, y allí descansaron Manuel Belgrano, José de San Martín, y Facundo Quiroga poco antes de ser fusilado en Barranca Yaco.  Más adelante se llega a la Posta de San Francisco Viejo, uno de los primeros sitios poblados por los españoles, donde mataron al caudillo federal entrerriano Pancho Ramírez el 10 de Julio de 1821.  A continuación se halla la Posta de las Piedritas, donde estuvo prisionero el Virrey Santiago de Liniers, Conde de Buenos Aires.  Luego la Posta el Chañar que fue la más importante en el extremo norte de la Pvcia de Córdoba, pegada a la Posta Pozo de Tigre, la última en territorio cordobés que data del año 1771. 

Girando ya hacia el norte, podemos llegar a Villa de María donde está el Museo de Leopoldo Lugones; allí también se podrá visitar el Museo de Atahualpa Yupanqui y haciendo algo más de camino, y nos encontramos con el famoso Cerro Colorado con el arte rupestre famoso en el mundo entero.

© Copyright 2011. Desarrollado por Dalmasso Studio www.dalmasso-studio.com.ar